Actualización de COVID-19: un mensaje para nuestra comunidad

Actualizado: 5 de jul de 2020


Consejos de limpieza e higiene para mantener el coronavirus (COVID-19) fuera de tu hogar

Desde el lavado de la ropa hasta la preparación de las comidas: Lo que se debe hacer todos los días para ayudar a proteger a tu familia

Las tareas domésticas se han convertido en una fuente de incertidumbre y ansiedad en estos momentos en que las familias se esfuerzan por realizar todas las labores básicas mientras mantienen, al mismo tiempo, seguros y sanos a sus seres queridos. La información errónea sobre el virus supone un riesgo para todos, y tener que distinguir entre la realidad y la ficción se suma al estrés que ya sentimos todos.

Aunque se siguen realizando investigaciones sobre el virus de la COVID-19, sabemos que se transmite mediante el contacto directo con las pequeñas gotas respiratorias de las personas infectadas (al toser o estornudar) y al tocar las superficies que se han contaminado con el virus. Este puede sobrevivir en las superficies entre unas pocas horas y varios días.

Pero la buena noticia es que un desinfectante sencillo puede matarlo. Ahora, ¿qué implica esto para tu hogar?

Consejos de limpieza e higiene para protegerse de la COVID-19

LIMPIEZA DEL HOGAR

Una precaución importante para disminuir el riesgo de infección es limpiar y desinfectar con regularidad las superficies de tu hogar que se tocan frecuentemente. Sigue las instrucciones de los productos de limpieza para que no corras ningún peligro al utilizarlos y para que obtengas buenos resultados. En las instrucciones te podrás informar sobre la precaución que debes asumir al aplicarlos, como por ejemplo usar guantes y disponer de buena ventilación.

LIMPIAR Y DESINFECTAR LAS SUPERFICIES QUE SE TOCAN CON FRECUENCIA

Todos los hogares son diferentes; sin embargo, en todos hay superficies que se tocan con mucha frecuencia, como las manijas de las puertas, las mesas, las sillas, los pasamanos, las superficies de la cocina y los baños, los grifos, los inodoros, los interruptores de luz, los teléfonos móviles, las computadoras, las tabletas, los teclados, los controles remotos, los controladores de juegos y los juguetes favoritos de los niños.

QUÉ UTILIZAR PARA LIMPIAR Y DESINFECTAR Si una superficie está sucia, lo primero que se debe hacer es limpiarla con limpiador detergente y agua. A continuación, se debe usar un producto desinfectante que contenga alcohol (aproximadamente un 70%), Cloro o un Amonio Cuaternario de quinta generación. No es recomendable usar vinagre u otros productos naturales.

CÓMO DESINFECTAR

Es importante no remover las soluciones de limpieza tan pronto como se han aplicado. Muchos productos desinfectantes, como las toallitas y los aerosoles, tienen que permanecer húmedos sobre las superficies durante varios minutos para ser efectivos.

Siempre hay que leer las instrucciones sobre el uso adecuado de los productos para evitar riesgos y para no dañar los dispositivos delicados, como los teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos. Piensa en la posibilidad de proteger estos aparatos con fundas lavables.

Covid-19, clima y medio ambiente: las 5 respuestas que tienes que saber

La emergencia sanitaria que enfrenta Chile y el mundo nos afecta todos los días, ya sea porque seguimos trabajando para cuidar a los demás y satisfacer sus necesidades básicas, o porque a veces estamos aislados en condiciones difíciles.

Garantizar que el restablecimiento de las actividades sea ecológico, justo y cívico es una tarea de todos.

Para potenciar la discusión y la educación medioambiental, les presentamos estas cinco preguntas que es bueno hacerse en estos tiempos:

1. ¿Existe un vínculo entre la pandemia de coronavirus y el cambio climático?

La hipermovilidad humana fue, sobre todo, lo que favoreció la pandemia de coronavirus. De hecho, si las personas hubieran disminuido cada vez más sus traslados, el contagio habría sido más limitado. Este es el objetivo del encierro.  Pero las enfermedades infecciosas se ven favorecidas por el cambio climático y la destrucción de la biodiversidad. Algunos animales, como los mosquitos, extienden sus territorios y, por lo tanto, propagan enfermedades infecciosas más fácilmente.

El ejemplo de la gripe también sorprende: debido a que los inviernos son cada vez menos intensos, ahora el virus está activo durante un período más largo, incluso durante todo el año en las regiones tropicales.

2. ¿Disminuyeron realmente las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) desde el comienzo de la crisis de Covid-19?

Sí, las emisiones de CO2, responsables del cambio climático, se redujeron en forma significativa en los países afectados por el coronavirus.

En China, las emisiones de CO2 cayeron casi una cuarta parte entre principios de febrero y marzo de este año, en comparación con 2019. Asimismo, en el norte de Italia y en los Estados Unidos se comenzó a registrar una reducción en las emisiones de CO2 y en la contaminación del aire. ¿Por qué se da esta disminución tan significativa? Está directamente vinculada a la reducción drástica de las actividades industriales que dependen en gran medida del carbón y el petróleo.

Del mismo modo, la desaceleración de la movilidad de las personas, en particular la vinculada al tráfico aéreo global (un sector que emite gases de efecto invernadero), parece conducir mecánicamente a una caída de las emisiones de CO2.  Sin embargo, no hay nada de qué alegrarse. Estos descensos únicos se producen después de un largo período de aumento continuo: los últimos cinco años fueron los más calurosos y además, 19 de los 20 años en los que se registró mayor temperatura corresponden a este siglo.

3. ¿Podemos esperar un impacto positivo en el medio ambiente y en la reducción de las emisiones de CO2 a largo plazo?

Sí, todavía podemos esperar una transformación, pero no vendrá de la crisis de salud en sí misma: se necesitará un plan de recuperación sin precedentes que tenga plenamente en cuenta la emergencia climática, ambiental y social.

La caída en las emisiones de gases de efecto invernadero y en la contaminación del aire que observamos recientemente es en realidad puramente cíclica. Es una paradoja: solo sucedió porque una gran parte de las actividades humanas se vieron obligadas a detenerse en condiciones dramáticas y con graves consecuencias sociales y económicas.

Durante décadas, la tendencia general fue hacia un aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero, y las políticas implementadas están lejos de ser suficientes. Para reducir de manera sostenible las emisiones de CO2 debe revisarse el funcionamiento económico de nuestras sociedades, basado en actividades contaminantes.

La única opción posible es cuidar el planeta donde vivimos.

4. ¿Deberíamos temer un repunte en la contaminación y las emisiones de gases de efecto invernadero, una vez que la crisis del coronavirus haya pasado?

Si, podemos temer un repunte de las emisiones de CO2 si el plan de recuperación apunta a restituir el crecimiento a cualquier costo y, volver al modelo vigente durante décadas.

Deben diseñarse planes de recuperación que prioricen a los ciudadanos, su salud, su bienestar, su medio ambiente y el clima, y buscar las fórmulas necesarias para la operación de las industrias contaminantes.

5. ¿Cómo podemos asegurarnos de que los problemas ambientales no se pongan bajo la alfombra después de esta crisis de Covid-19?

Es posible y esencial revisar nuestras prioridades, decidir entre actividades económicas útiles para el cuerpo social y aquellas que son parte del problema. Los planes de protección a corto plazo deben, sobre todo, ayudar a proteger a los trabajadores y estar acompañados de una compensación social y ambiental para las empresas: prohibición de redundancia, pago de dividendos y recompra de acciones para 2020, y planes sólidos de reducción de gases de efecto invernadero para las más grandes.

En segundo lugar, los planes de recuperación a mediano plazo de la mayoría de los países del mundo no deben dirigirse a los sectores de combustibles fósiles. Por el contrario, ahora o nunca es hora de invertir en la transición ecológica creando empleos para el futuro. Pero también para imponer a las empresas de mayor tamaño la obligación de disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Fuente: GREENPEACE

48 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo